jueves, 27 de diciembre de 2012

El tiempo de Ann.

Buenas, aquí les traigo una de mis primeras reseñas. Siempre me ha gustado la idea de reseñar historias, razón por la cual he comenzado y espero de este modo... no sé dar a conocer un poco mi opinión, quizás ayudar. 



Título: El tiempo de Ann.

Autor: Andrea Rodríguez. 

Editorial: Frutillas. 



Sinopsis:

Annabella tiene mucho a lo que enfrentarse en su primer año de universidad. Eso será fácil en comparación cuando tenga que poner la cara a un suceso inesperado y prácticamente imposible: ha viajado en el tiempo, y como si estar en el año 1723 no fuera poco, descubre que tampoco está en Argentina, sino en una España totalmente diferente a la actual. Entenderá, tristemente, que en esa sociedad no hay lugar para una chica de ropa extraña, y que cualquiera puede arrebatarle lo que es suyo. Pero estará dispuesta a pelear por sus derechos ahora inexistentes, y al encontrarse con el mismísimo Príncipe de Asturias, sabrá, con certeza, que los príncipes azules no existen. Ann debe demostrar que es fuerte e inteligente para salir adelante, principalmente, cuando se convierte en la pequeña obsesión de Estefano.

Reseña:

Bien, honestamente la historia la leí hace mucho tiempo. Por aquellos años en que era publicada en una página para todo el que quería leerla. La temática del viaje en el tiempo, me había llamado la atención desde el principio. No sé si suma o resta, el hecho de que me gusta mucho la Historia. Por eso me encomendé a este libro con ciertas expectativas, que no siempre fueron alcanzadas si he de ser sincera.
Algunas expresiones no terminaron de gustarme y me parecían un poco fuera de contexto. Si bien fui siguiendo el recorrido de la autora y notaba que hacía mucho trabajo de investigación para hacer lucir todo realista (en la medida de lo posible, pensando que la historia en sí no es tan realista) hay ocasiones en que se echan en falta las costumbres propias de ese siglo. Escogió una época de la cual siempre se pueden sacar estupendas cosas, pero no siempre fue fiel a la realidad de ese momento.
¿A qué me refiero con esto? Bueno, algunas cosas fueron estereotipadas. Información que muchas veces parecía sacada de la galera y que a cualquier historiador haría fruncir el ceño.
Pero veamos, no me voy a poner quisquillosa al respecto. Más teniendo en cuenta que esta autora es completamente independiente, en el sentido de que la historia es auto editada y como dije más arriba todo los datos eran recolectados por su propia astucia.

Si vamos al contenido en sí, la historia relata el misterioso viaje en el tiempo de Annabella. Una joven argentina cuya única preocupación hasta el momento, consistía en sobrevivir a los viajes en el bus. Ella llegará a la España de 1723 y de cara al inicio, se topará con más problemas que fortunas. Es obligada a pasar su primera noche en un burdel, es vendida, comprada, usada… Vaya, a ella le pasa mucho y no me gustaría hacer spoiler. Pero digamos que a pesar de todo, la esperanza se ve como un trasfondo prometedor para la desventurada muchacha.  

Algo que me gustaría resaltar es que los personajes se sienten en todo momento, no hay nada que pueda decirse apresurado o poco creíble. Las reacciones de Ann frente a los múltiples problemas, siempre me parecieron acertadas. En cuanto a Estefano, el hombre de esta historia, debo decir que aunque no siempre sonaba como un caballero del siglo XVIII, no fue menos sentido.  
Los secundarios cumplen su función, haciendo que en más de un momento sientas ganas de golpear a algunos y consolar a otros.  

En líneas generales, las expresiones de la autora me agradaron. Posee un modo fluido con el que atrapa la atención, haciendo que uno quiera continuar por mero goce. Aun así algunas frases un tanto coloquiales, chocaban un poco. Siendo del mismo país que la autora, no tengo problemas en reconocer frases argentinas. Pero pienso que un escritor debe intentar un alcance mayor, sin limitarse con dialectos que imposibilitan la comprensión para otros de habla hispana.
En mi opinión, aprecio más un libro que se hace comprensible sin necesidad de que uno saque las cosas por contexto. Pero, estos son gustos personales y no por eso digo que escribir con regionalismos sea algo censurable.

Entonces sumando todo lo dicho, El tiempo de Ann resulta ser una historia de lectura fácil y entretenida. Divertida de a momentos, dolorosa en otros y narrada con sencillez. No hay frases que se puedan decir rebuscadas, pero eso no le quita merito.
Una lectura que recomiendo para las personas que le gusta el romance, pero no esa clase de romance de telenovela cursi. Sino esa clase de romance por el que se lucha, se llora, se cae y se vuelve a luchar.
Lo más destacable de esta novela, fue el mensaje que lleva y por eso es algo que disfruté al leer. Merece que se le hagan algunos ajustes, del tipo redacción y eso. Pero la trama atrapa y los personajes compran con poco, y encantan demasiado. 
Por eso entra en mi escala de recomendables, sin duda algo entretenido de leer. 


miércoles, 28 de noviembre de 2012

Pide un Deseo-Editada.

Hola chicos y chicas, como dice ahí el título. Acá les traigo la versión de "Pide un Deseo" completamente editada, arreglada, retocada o como quieran decirlo. 
La primera edición fue realizada por Ediciones Frutillas y está para descargarla por allá, pero la que yo les dejo acá es una segunda edición. La cual esta hecha a partir del trabajo de Ediciones Frutillas, pero yo le di algunos retoques que me parecía estaban faltando. Cuando escribí esta historia era bastante nueva en esto de la escritura y siempre me prometí volver sobre mis propios pasos, para corregir lo corregible.
Así que sin más preámbulos, les dejo el PDF para descargarlo por si alguien quiere esta historia en su biblioteca. En el futuro espero tener "El Conde Fantasma" también, toda linda y editada

Opción 1:

Descárgala

Opción 2:

Descárgala

Eso es todo por ahora.
Besos Tammy ^^

jueves, 1 de noviembre de 2012

Juego de Adultos


Ha pasado un tiempo desde mi última entrada, siento que soy una terrible persona por no hacer lo que prometo que voy a hacer. Y aún me sorprende que haya personas con ganas de leer lo que escribo, la verdad es que me siento en deuda con todos los que alguna vez entraron a una de mis historias sin concluir y se quedaron esperando mi actualización. 
No es que no tenga inspiración, ciertamente tengo muchas, muchísimas ganas de escribir. Pero entre una responsabilidad y otra, la verdad es que extraño tener la monotonía de mis años de escuela. Cuando me podía dedicar de lleno a explotar mi imaginación. 
Ahora sin más preámbulos y sin querer mostrarme patética en esta disculpa, voy al tema que me trajo acá hoy. 

Tercera historia escrita en el pasado, los que me conocen seguramente han leído "Pide un Deseo" y "El Conde Fantasma", hace un tiempo una lectora me dijo si no habría una tercera parte. Pues bien, en su momento creo que le dije que no, pero hace un tiempo esta idea golpeó mi puerta y por supuesto que la dejé entrar. 
"Juego de Adultos" nace de "El Conde Fantasma" al menos de personajes de esa historia. Tal vez recuerden a Ari y Gaby, esos dos niños que se peleaban por Dublín y siempre parecían más enemigos que otra cosa. Pues sí, de ellos va esta historia. 
Aquí les dejo la sinopsis y la portada que me han hecho de muy buena fe una gran amiga y escritora. Van a notar que cambia el nombre mío, pero es que es un nuevo seudónimo que inventamos entre las dos. 


Sinopsis:

Los años han pasado y con ellos varios cambios se sucedieron en el viejo mundo. En plena etapa de revoluciones, guerras de independencia y demás asuntos, los problemas de dos jóvenes prácticamente no tendrían cabida.
Ari, una muchacha de hermosura envidiable y rango destacado en la sociedad. No solo debe enfrentarse a la ardua tarea de encontrar un marido, sino que a su vez debe esconder sus extraños sentimientos hacia su primo y escapar del oscuro abismo que guarda su pasado.

En esta tercera entrega de “Historias del tiempo” nos introduciremos en el mundo de aquellos que hemos conocido como dos inocentes niños, en el “Conde Fantasma”. Ahora, ya bien crecidos y con sus particularidades, Ari y Gaby están dispuestos a abrirnos una vez mas, las puertas hacia el pasado. 

Link primer capítulo. Juego de Adultos

Espero que les guste el primer capítulo y bueno, nada.... estoy trabajando en la actualización de "Como si te hubiese soñado" espero que aún tengan ganas de leerme.

Besos Tammy ^^  
 


lunes, 30 de julio de 2012

Perdón

¡Hola! 
Bueno, esto hace poco lo subí en fanfic.es y ahora lo dejo acá, para todas las personas que se pasan por el blog. 
Es una historia corta, no soy de escribir historias cortas, pero a veces las ideas llegan y una no puede evitar plasmarlas. Esto nació de mi incapacidad al momento de pedir perdón, de ahí el título ¿no?
Espero que les guste y bueno, le agradezco esta iniciativa a Fran quien me dio ganas de probar este estilo de escritura al subir ella una historia corta el otro día. Besos para todos ^_^
_____________________________________________________



Perdón, supuse que diciéndote eso tarde o temprano te darías la vuelta y me regresarías la mirada.
Perdón, no quería que pareciera mentira. En realidad lo decía desde el alma.
Y no me vengas con eso de que el alma no existe, existe, siempre y cuando estés dispuesto a mostrarla. Porque, si vamos al caso, todas esas veces que hablaste de amor yo te podría haber salido con ese mismo argumento. ¿Cómo puedes sentir amor, si el amor no existe? ¿Acaso es un órgano del que yo no oí hablar? Lo dudo mucho.
¿Lo ves ahora? Entonces ¿Por qué mi perdón desde el alma, no tiene sentido para ti? Si viene desde un sector que nadie puede localizar, entonces es ficticio. Perfecto, no me perdones. No me importa.
Mentira, sí me importa.
Me duele que creas que no sueno convincente. Lo sé, no lo hago tan bien e incluso podría esforzarme más.
Y  sé que cuando te dije que te amaba, tampoco lo sentiste real. Esta bien, lo admito, aquella vez no fue real. No sentía ni la mitad de lo que me intentabas trasmitir, pero pensé: Quizás algún día lo pueda corresponder.
Aquí me tienes, correspondiéndote. Y te das la vuelta, te alejas a pesar de todo.
¡No! ¡Ya basta! En esa dirección no estoy yo. ¡Vuelve! Te juro que esta vez lo voy a hacer bien, voy a decirlo realmente. Desde el corazón, dado que ese es un órgano localizable, tal vez así logre convencerte.

¿Qué por qué pierdo mi tiempo contigo? Es una pregunta justa, yo siempre pienso lo mismo. ¿Por qué pierde el tiempo conmigo? Soy un caso perdido y no tengo nada para ofrecerte, lo sabes. Te lo dije desde el principio.
No puedo estar al pendiente de ti, no puedo atormentarte con dulzura, no puedo perseguirte y decirte que me importas. A pesar de que sí me importas.
Es extraño, esto de no saber expresarse. Más cuando la escritura es un medio casi vital para mí día a día, sí, tú lo sabes mejor que nadie. Pero no lo hago porque me guste relegarte, no lo hago porque me irrites o me aburras. ¿Es tan difícil entender que no quiero agobiarte?
Entonces me sales con que te descuido ¿Te descuido? A veces pienso en responderte que no soy tu maldita madre, ups, creo que ya te lo he dicho en el pasado. Y ya que estamos en esto, perdón por eso también.

Aunque debes darme crédito, yo no soy tu madre. No sé qué esperas de mí.
Hasta donde mi capacidad llega, las relaciones implican compartir una conversación, la cama, alguna comida y la misma pasta de dientes. Para mí funcionamos bien en ese aspecto, pero para ti no aparentemente.
Se justo al menos y dime ¿Cómo rayos debe comportarse alguien en una relación?
De acuerdo, no como yo. Entonces ¿Cómo quién?
¿Cómo esa mujer con la que estuviste el viernes? No, ni te esfuerces en negarlo. Eso es material del pasado, en realidad no me dolió ni un poquito. Sabía que lo hacías por venganza, aunque admito que tu venganza fue lamentable. A veces me das pena y a veces un hambre terrible, porque me haces pensar todas esas cosas que te haría si tan solo me dieras la oportunidad. En esos instantes, hasta te veo delicioso.

Claro, esta era yo disculpándome.
No sé en qué momento perdí el hilo, no, no lo sé. Aunque admitir eso no borrara la duda en tus ojos, me has puesto una linda marca encima y ahora vislumbras tu error.
Comprendo que creas que todo en mí está definido, eso es lo que aparento a primera vista. Normalidad, seguridad, tranquilidad, estabilidad.
Es decepcionante cuando se descubre lo que escondo más allá y entonces todo comienza a ser más complicado. Sí, eso puedo llegar a entenderlo. En más de una ocasión me he confundido a mi misma, no puedo esperar menos de ti.

“Antes no eras así, antes no me hablabas de este modo”
Antes, antes, antes. ¿No lo entiendes todavía? Ese era un señuelo, mi vida sería estúpidamente monótona si mostrara todo mi material desde el inicio. Por eso te atrapé como a los otros, por eso te guié hacia esto que parece lo que todo el mundo quiere.
Después viene la sorpresa, el verdadero reto.
Y nunca fuiste de esos que se esmeran, tienes la costumbre de que las cosas se te sirvan en bandeja. Estúpido niño mimado, tu madre te consintió más de la cuenta. Ahora no sabes que hacer.
¿Y me llamas bipolar? ¿A mí? Ni siquiera conoces el maldito término, sólo te sonó bonito ¿cierto? Como aquella vez que te propusiste usar la palabra “arbitrario”. Me hiciste mucha gracia en ese momento, nunca me animé a decirte que eso no tiene absolutamente nada que ver con el hombre a rayas en las canchas de futbol. Pero bueno, ahora lo sabes…o quizás no. Así que mejor lo aclaro. Ese es un árbitro, cielo.
No te rías, no me digas que no viene al caso. Aprender cosas nuevas nunca está demás.
¿Así que te vas de todos modos? ¿Después de mi magistral disculpa?
Vaya una a entenderte, sí, mejor márchate. ¿Quién te quiere?
¡No! ¡Espera!
Antes de que cruces esa puerta, un último favor te pido. Es mas te lo voy a rogar de rodillas e incluso, te lo voy a pedir desde lo más profundo de ese órgano que tanto te gusta presumir que posees.
Por favor, amor mío no te vayas. Es necesario que oigas mis palabras, realmente estoy desesperada aquí. Mírame, dame al menos el goce de ver tus ojos por última vez. ¡Escúchame! ¡Te lo estoy rogando con un demonio! Esto es lo más humillante que hare en toda mi vida, lo mínimo que deseo a cambio es un poco de tu atención.
Mucho mejor así, no fue tan difícil ¿verdad? Creo que nunca me había detenido a decirte lo guapo que eres. De acuerdo, disculpa, a veces pierdo la perspectiva, tu belleza me eclipsa.
Claro, basta de juegos. ¿Qué cuál es mi pedido? Ah sí, tonta de mí.
Podrías, por favor, si algún resquicio de amor aun yace en tu bonito cuerpo de modelo, apiadarte de mí y llevarte ese horrible retrato de tu madre.
No te ofendas, pero arruina mi feng shui.